Al filo de la medianoche

Al filo de media noche,
los ángeles van al portal,
sus arpas eran doradas,
sus voces fino cristal.

Resuena en la noche oscura,
el eco de su cantar,
la paz de Dios con los hombres,
de buena voluntad.

La Virgen llora gozosa,
sonrí­e el casto José,
al niño estampan un beso,
y el niño rí­e también.