Primera Infancia: Desarrollo Cognitivo

En el desarrollo del mundo simbólico juegan un papel muy importante el lenguaje, la imitación diferida y el juego simbólico

Inteligecia

Como habíamos visto en la etapa anterior, el pensamiento solo se daba en presencia del objeto. Hacia los dos años aparece la etapa representacional o simbólica, que es básica para el desarrollo de la inteligencia humana.

Sabemos que un símbolo es algo que reemplaza o representa algo. Por tanto la capacidad simbólica es la capacidad para representar algo que no está presente. Esta representación puede ser una palabra, un gesto, una imagen mental, etc.

En el desarrollo del mundo simbólico juegan un papel muy importante el lenguaje, la imitación diferida (el niño ve algo y lo imita después de que desaparece) y el juego simbólico.

A los 18 meses aparece el concepto de permanencia del objeto. Un objeto o persona continúa existiendo, aunque no lo podamos ver. Los niños que han aprendido este concepto aceptan de mejor grado la separación de sus padres.


Lenguaje

Uno de los grandes logros de la primera infancia es el desarrollo del lenguaje:

Aumenta el vocabulario: a partir del año y medio se produce un acusadísimo incremento (de las 22 palabras se pasa a un repertorio de 272 al cumplir el segundo año). Entre todas las palabras elige las que más le interesan(papá, mamá, animales, comidas, juguetes, velúculos… )

Mejora de la articulación: a pesar de ello, durante la primera infancia, sólo los padres descifran lo que sus hijos quieren decir.

El lenguaje receptivo o pasivo es notablemente superior al expresivo o activo. El pequeño es capaz de comprender más palabras de las que expresa.

Construcción de las frases: podemos distinguir tres momentos:

Holofrases: una palabra con valor de frase. Por ejemplo: "agua" = "quiero agua", "hay agua" (hasta los 20 meses).

Prefrases: : lenguaje telegráfico. Por ejemplo: "mamá puerta" (hasta los 28 meses).

Operaciones cortas: 3 ó 4 palabras con muchos errores gramaticales.

Gracias al lenguaje el niño irá adquiriendo un dominio sobre el mundo que le rodea. Desde los dos años y medio, el niño quiere conocer el nombre que se le aplica a cada objeto, en una verdadera "caza de nombre" que denominamos primera edad de las preguntas.

La aparición del lenguaje comporta la modificación del aspecto afectivo e intelectual, con dos consecuencias fundamentales:

Posibilita el intercambio entre individuos: Pasa mas tiempo con otros niños/as, y esto unido al desarrollo motor, lleva aun aumento espectacular de la frecuencia y la complejidad de las interacciones sociales.

Posibilita la interiorización de la palabra: aparece el pensamiento propiamente dicho. El/la niño/a además de hablar con los demás, habla consigo mismo (monólogos) en sus juegos y conductas, interiorizando éstas (toma conciencia de ellas).