Patinaje

Existen dos tipos de patinaje: el patinaje sobre hielo y el patinaje sobre ruedas.

Patinaje: recomendaciones a la hora de patinar

El patinaje es uno de los ejercicios aeróbicos más completos que existen. No solo por el alto gasto calórico que representan, sino también porque exigen una perfecta combinación de mente y cuerpo, además de que requiere de una alta coordinación tanto sensorial como motora. En pocas palabras, el patinaje consiste en deslizarse sobre una determinada superficie colocándose patines en ambos pies.

Existen dos tipos de patinaje, que son el patinaje sobre hielo y el patinaje sobre ruedas. Ambos de ellos pueden tener fines recreativos o de competencia, o apuntar a varias cosas. Pero por lo general es el patinaje sobre hielo quien más se impone en competencias mientras que el otro es más frecuente como método de diversión.

A la hora de patinar, tanto sobre hielo como sobre ruedas, es importante tener en cuenta algunas cuestiones fundamentales para hacer que el momento sea placentero, y no lo contrario.

En primer lugar, para evitar desgarrarte algún musculo, recuerda realizar estiramientos antes de comenzar a practicar el patinaje. Esto te servirá para ir calentando tus músculos. No hagas el deporte por obligación, sino por placer, y por qué te divierte.

Algo muy importante es la protección. En el caso del patín sobre ruedas, no olvides usar cascos y rodilleras, en el caso de que sufras alguna caída, te van a servir para que no te provoques lesiones graves.

Y por último, ten cuidado con el lugar que eliges para practicar este deporte. Lo óptimo sería que pudieras hacerlo en un lugar especialmente armado para eso. Pero si no tienes esa posibilidad, simplemente evita superficies peligrosas como arena, aceras mojadas, o zonas con piedras y objetos que te puedan hacer caer.