La Gran Ameba

Todos los niños son amebas, van gritando lo que son y moviendo los brazos como si nadaran. Al encontrarse con otra ameba juegan a “piedra, papel o tijera” y quien gana evoluciona a cangrejo, dice “cri, cri, cri…” y mueve las manos como pinzas. De cangrejo se pasa a conejo, gritando entonces “le, le, le…” y se ponen las manos como si fueran orejas. De conejo se evoluciona a gorila, haciendo el ruido y golpeándose el pecho, y por último a hombre. Siempre se juega con el que sea de la misma especie, si ganas evolucionas y si pierdes bajas de escalón en la evolución. El último que quede siendo ameba será “la gran ameba”.