Rebaño

Se ponen en el suelo entrelazados con manos y piernas de la mejor manera posible para que no lo puedan soltar, serán el “rebaño”, y otro es el lobo que tiene que intentar separar el rebaño. Según se vayan soltando las ovejas se convierten en lobos y ayudan también a separar el rebaño. Es un juego de fuerza.