La Espiral

Se hacen cuatro equipos y en forma de cuadrado se colocan en las esquinas las casas de cada equipo: círculos, cuadrados, triángulos y cruces; que se distinguirán porque llevan el símbolo pintado en la cara. También hay uno, normalmente el monitor, que es la espiral y también debe llevarla pintada. Al toque de silbato los círculos tienen que pillar a los cuadrados, los cuadrados a los triángulos, los triángulos a las cruces y las cruces a los círculos; por tanto en las esquinas están colocados uno al lado del otro. Y la espiral puede pillar a todos. Cada jugador tiene cuatro vidas (papelitos) que al pillarle tiene que entregar al otro jugador. Dentro de la casa el equipo está a salvo. Al siguiente toque de silbato se reúnen en las casas y se pueden repartir las vidas que han ido acumulando.

Para complicarlo un poco la espiral puede entrar en las casas para que los miembros de un equipo no se queden siempre dentro. Otro cambio que se podría añadir es que se quitan las casas y se usa el “tuli” cuando les van a pillar, pero se tienen que quedar quietos hasta que otro miembro de su equipo pase por debajo de las piernas.