El Ratón y el Gato

Se colocan todos los niños en varias filas, mirando hacia el mismo lado. Extendiendo los brazos tienen que estar a la misma distancia de los 4 que están a su alrededor. Elegir dos voluntarios, uno será el ratón que se coloca dentro del laberinto y otro el gato que tiene que pillarle. La dificultad está en que cuando el monitor dice “calles” giran un cuarto de vuelta hacia la derecha y si dice “avenidas” otro cuarto de vuelta, siempre en el mismo sentido de giro. El ratón y el gato solo se pueden mover entre las filas nunca atravesarlas.