chicosygrandes.com

Preescolar: Desarrollo Emocional

La vida emocional del niño sufre, en la etapa preescolar, profundos cambios a nivel emocional

Preescolar: Desarrollo Emocional

La vida emocional del niño sufre en este período profundos cambios:

  • El comportamiento emocional tiende a estabilizarse: los cambios de humor son menos bruscos.
  • El comportamiento emocional tiende a ser menos explosivo: poco a poco, los niños aprenden que ciertas manifestaciones emotivas son socialmente inaceptables.
  • Mayor riqueza de emociones: se accede a nuevas emociones más finas y vinculadas al desarrollo de su vida moral y estética.

Los niños entre los 5 y 6 años suelen dar muestras de conducta inadaptadas y de desequilibrio debido, en parte, a su hipermotividad y en parte, a la ansiedad que les produce el no poder hacer lo que sus compañeros o la inseguridad de aceptación social por los otros niños.

El niño es fantasioso, todo tiene vida, llegando incluso a conclusiones extrañas. Tiene la fama de embustero, consecuencia de su incapacidad para distinguir la fábula de la realidad.

Las actividades imaginativas de los niños desempeñan un papel muy importante en su vida afectiva. Por medio de la imaginación podrán satisfacer sus necesidades y deseos evadiéndose del mundo de lo real sin tener que enfrentarse a él. Esta tendencia a la ficción se aprecia en el niño de esta edad a través de una serie de conductas:

  • Gusto por los cuentos e identificación con los personajes fantásticos. La falta de pensamiento crítico y su gran sugestibilidad le lleva no sólo a vivir estas historias y cuentos como reales, sino a identificarse con sus personajes y vivir mentalmente su experiencia.
  • La fabulación. Es la propensión a presentar, a contar como reales, productos imaginarios del espíritu en forma de relatos más o menos organizados y coherentes, sin que con ello se tenga necesariamente intención de engañar a los demás.
  • El lenguaje. El niño que afirma una cosa, experimenta el sentimiento de que se ha transformado en realidad; la expresión verbal de un deseo o de una queja se transforma para él en cumplimiento. El lenguaje posee en el niño un valor mágico y encantador.
  • La imaginación El niño posee una imaginación dotada de una gran fuerza de sugestión Lo que él representa tiene para su sentimiento casi tanta importancia como lo que percibe.

En el transcurso de este período, el niño adopta modos de comportamiento social fundamentales que tienen lugar mediante el aprendizaje por refuerzo o por imitación de las personas modelo con las que se identifica. En este aprendizaje los padres desempeñan un papel decisivo.


En relación con el proceso de identificación con los padres, existe en esta edad un componente sexual que se manifiesta en dos aspectos:

La curiosidad sexual: cierto deseo de conocer mejor su propio cuerpo, sus órganos sexuales e interés y curiosidad, igualmente por el cuerpo de los demás.

La tipificación sexual: la mayoría de los padres muestra mucha atención a la conducta "propia del sexo".Y a aJos 4 ó S años los niños tienen por lo general una conciencia clara de cuáles son los intereses, conductas y roles propios de los respectivos sexos.


En síntesis, los niños y niñas de este estadio van aceptando de forma progresiva la realidad, reajustando poco a poco el concepto de sí mismos:

"El mundo como extensión de sí mismos". Así a los 4 años manifiesta conductas posesivas ("todo es suyo").

"Su imagen como imagen social". Construye su propia imagen por la imagen que le devuelven los
demás. Valores a potenciar cooperación, solidaridad, tolerancia y respeto.

Además aumenta su participación social. Aumentan los juegos en grupo colectivo y cooperativos, sobre todo, a los 4 años, aunque aún perviven tendencias de independencia.

En esta etapa preescolar, el niño debe aprender a depender de otros y a ser a la vez independiente; debe aprender a valerse por sí mismo y a depender de la ayuda de los otros al mismo tiempo.