Guarderías

Las guarderías son centros infantiles donde los niños pueden pasar un tiempo al día atendidos por profesionales.

Las guarderías son centros infantiles donde los niños pueden pasar un tiempo al día atendidos por profesionales. Es muy común que sean utilizados por aquellos padres que no disponen de tiempo suficiente para hacerse cargo de sus hijos más pequeños debido, generalmente, a horarios de trabajo.

Dado que se trata de centros donde acuden niños aún en edad no escolar, la asistencia a la guardería no es obligatoria en ningún caso. Si bien, es recomendable que los niños acudan a ellas una vez alcanzan los dos o tres años de edad, ya que con ello empiezan a coger hábitos que, en la siguiente etapa (la del colegio), deberán seguir.

Algunos aspectos que podemos relacionar con las guarderías son:

  • Colegio: la guardería no se trata de un colegio en el que los niños aprenden temarios ni asignaturas para su desarrollo cultural, pero sí realizan actividades que, una vez comenzada la etapa del colegio, podrán continuar de manera más avanzada. De este modo, empiezan a crecer como personas y a enfrentarse a la realidad que existe fuera de sus casas, de una manera muy ligera todavía.

  • Convivencia: aunque se trate de niños muy pequeños aún, deben empezar a saber que deben convivir con otras personas similares a ellos (otros niños en su caso). Las guarderías ayudan a que este cambio entre la no convivencia y la tarea de compartir con los demás se haga más llevadera y de manera paulatina.

  • Horarios: el hecho de tener que respetar unos horarios ayuda a los pequeños a coger una rutina diaria necesaria cuando sean más mayores. Desde pequeños aprenden que deben hacer cada cosa a su hora y que hay un límite de tiempo para cada actividad a realizar.

  • Disciplina: dado que los niños son atendidos por profesionales durante las horas de estancia en la guardería, son éstos quienes se encargan de llevar un orden en todo lo que los niños realizan durante el día. Con esto, se consigue que los niños adquieran una disciplina que les ayude a la hora de convivir con otros niños y de tener una educación social fácil de desarrollar y mantener a lo largo del tiempo.