Fución social del tiempo libre

Resumen de la función social del tiempo libre desde el punto de vista histórico y breve recorrido de su evolución

Vamos a ver un pequeño resumen de la evolución histórica que ha sufrido la función social del Tiempo Libre.

Comenzamos con la cultura Greco-Romana donde existía una sociedad de señores y esclavos, en la que los señores realizaban las tareas inútiles (arte, conocimiento, sabiduría, poesía etc .. ) y el siervo/ a realizaba las tareas del “quehacer útil”.

Desde ahí pasamos a la Edad Media y Moderna, a la época Judeo­Crístiana, y al Cristianismo, que une las teorías romana y judía, considerando la actividad productiva y la contemplación, el ocio y el trabajo.

Es el “ora et labora”, aunque sin equilibrio alguno.

El Renacimiento restaura costumbres romanas y piensa en el ocio como actividad superior, elevando la contemplación frente a la acción. Resurgen las artes poéticas y el refinamiento de costumbres. Se define el ocio como el “dulce de no hacer nada”.

Con la Revolución Francesa y la Ilustración, el tiempo es dinero y la ociosidad es la madre de todos los vicios.

En último término, tras el surgimiento del Liberalismo y otras corrientes como el Marxismo, aparece después la cultura post moderna o cultura del “fin de semana”, en la que se reducen las largas jornadas laborales y de democratizan los espacios de ocio y descanso.

Resumiendo, ha habido una tendencia hacia la progresiva escisión entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre: así el ocio se va considerando como antítesis del trabajo.