Esquí

El esquí se practica en la montaña y consiste en emplear dos tablas para deslizarse por la nieve.

El esqui es un deporte de deslizamiento practicado en la montaña que consiste en emplear dos tablas, una en cada pie, para deslizarse por la nieve a través de la montaña. La estación del año más habitual para la práctica del Esqui es el invierno, pero no sólo en esta época puede practicarse, ya que existen numerosas zonas del planeta en los cuales el clima permite la práctica del Esqui en cualquier época del año.

El esqui suele practicarse en pistas de esqui, zonas de montaña habilitadas a este efecto en las cuales se encuentra una gran acumulación de nieve y están acondicionadas para la práctica del deporte sin riesgo. Además, pueden encontrarse pistas de Esqui artificiales que simulan a las reales, y las cuales pueden ser empleadas durante todo el año.

En modo competición, existen diferentes modalidades. Todas ellas comparten un objetivo común, el deslizamiento por la montaña a gran velocidad. El objetivo es completar el circuito o recorrido en el menor tiempo posible, comñetando todas las pruebas y sin caer al suelo, ya que en una de estas situaciones la prueba se daría como no válida.

Las modalidades existentes en el esqui de competición son las siguientes:

  • Eslálom: el objetivo es pasar a través de las puertas colocadas en el circuito sin derribar ninguna de ellas. Estas puertas dejan muy poco espacio de paso, por lo que los movimientos deben ser rápidos y firmes para no cometer ningún error. Además, es necesaria una protección adicional a la habitual.
  • Gigante: es una prueba similar al eslálom, con la diferencia de que las puertas están un poco más separadas. Esto permite aún más velocidad en la elaboración de la prueba.
  • Descenso: es la prueba más técnica de las tres, en la que las puertas están más abiertas todavía, permitiendo más velocidad que en el gigante y haciendo que sus caídas sean más peligrosas, por lo que se necesita una buena capacidad física para su realización.

Al ser un deporte de riesgo, para practicar el esqui es necesaria una equipación específica que debe tenerse en cuenta a la hora de practicar este deporte. Esta equipación está compuesta por: Esquies, botas de Esqui, fijaciones de las tablas a las botas, bastones de apoyo y para darse impulso, ropa adecuada para protegerse del frío y la humedad, gafas protectoras del viento y el sol, gorro protector del frío y las caídas y guantes impermeables que protejan del frío y prevengan posibles congelaciones.