Centros de ocio infantil

Los Centros de Ocio Infantil ofrecen muy diversos servicios dirigidos a niños desde los cero hasta los diez años.

Los Centros de Ocio Infantil ofrecen muy diversos servicios dirigidos a niños desde los cero hasta los diez años.

Estos servicios o actividades esán destinadas a estimular algunos aspectos específicos de los niños y ayudan a formarlos como peronas.

Aquí se describen algunas de estas actividades:

  • Parques: ayudan a practicar ejercicio físico, tan importante en edades tempranas; además de ayudar a la psicomotricidad debido a las numerosas pruebas que se encuentran a su paso, como toboganes, piscinas de bolas, sacos colgados, puentes, escaleras, etc.
  •  

  • Cumpleaños: permiten la integración de los niños en su mismo grupo de amigos, el cual van formando poco a poco (generalmente con los compañeros de colegio o actividades extraescolares).
    Además, por el hecho de celebrar los primeros cumpleaños, los niños experimentan la sensación de ser la persona importante de la fiesta y el centro de atención de los asistentes.
  •  

  • Meriendas: algunos de estos centros disponen de meriendas especiales para los niños, en las cuales procuran integrar alimentos beneficiosos para su organismo, sin abusar de las grasas a las que estamos acostumbrados.
    Con esto, se inculca a los niños el hábito de la dieta saludable, la cual deberían seguir tanto en el colegio como en su casa y fuera de ella.
  •  

  • Manualidades: otra de las actividades que contemplan algunos de estos centros son las manualidades o talleres, siempre adecuados a las edades de los niños que las van a realizar.
    Con estos talleres, se consigue que los niños desarrollen habilidades manuales y mucha creatividad, capacidad que se va perdiendo si no se empieza a desarrollar a tiempo.
  •  

  • Juegos de grupo: el hecho de que los niños se encuentren con otros niños de su misma edad les hace aprender a jugar y colaborar en grupo. Se realizan algunas dinámicas con ellos en las que los mismos niños participan activamente y se “enfrentan” al resto del grupo.
  •  

  • Cuentacuentos: un monitor o animador se encarga de contar un cuento (tradicional, moderno o inventado) con la ayuda de recursos gestuales, sonidos, música, o la colaboración del público.
    Con esta actividad, se consigue captar la atención de los niños y ayuda a la comprensión de las historias que les cuentan.
    Estas historias serán también adecuadas a la edad de los niños, ya que no a todas las edades tienen la misma capacidad de comprensión
  •