Pinocho fue a pescar

Pinocho fue a pescar
al rí­o Guadalquivir,
se le cayó la caña
y pesó con la nariz.

Cuando llegó a su casa
nadie le conocí­a,
tení­a la nariz
más grande que un tranví­a.

Su padre toca el bombo,
su madre los platillos
y al pobre de Pinocho
se le caen los calzoncillos.