La huerta de mi tí­o Antón

Ayer fui a la huerta de mi tí­o Antón,
cogí­ un pepinillo y me dio un bofetón;
por más que corrí­a mi tí­o volaba,
caray con mi tí­o, qué palos me daba.