chicosygrandes.com

Adolescencia: Desarrollo Emocional

Hay una tendencia al idealismo que sirve de evasión del mundo real para construir un mundo interior

Adolescencia: Desarrollo Emocional

a) Descubrimiento de la vida interior. La observación y análisis de los propios sentimientos, motivaciones y actitudes que comienza en la preadolescencia experimenta un notable desarrollo en esta etapa En el descubrimiento de la vida interior se distinguen distintas fases

  • El descubrimiento del yo que suele comenzar a los 13-14 años debido a la experiencia del primer amor, los deseos contrariados o la lectura de un libro.
  • El gusto por la soledad. Les permite conversar consigo mismo, mantener el secreto sobre los sentimientos y pensamientos y poder manifestarlos sólo a quien quiera.
  • El gusto por el recogimiento. Orienta sus reflexiones hacia el futuro y sus preocupaciones diarias.
  • El egoismo o culto que el adolescente profesa a su individualidad, a cuanto de original hay en su yo. Dicho culto se manifiesta por la avidez en desarrollar sus potencialidades recién descubiertas y en la repulsión hacia todo aquello que pueda limitarlo o hacer perder su originalidad. Por ello, los adolescentes desean experimentar con todo y no renunciar a nada.
  • La exaltación o admiración por el yo. Tienen la creencia de que en su yo íntimo hay algo único, genial y diferente a los demás. Dicha creencia suscita un afán de poder y mando que sorprende e irrita al adulto, también puede conducir a conductas más o menos inadaptadas frente al mundo exterior.

b) Orientación hacia el mundo de los valores e ideales. Gracias a la aparición del pensamiento abstracto y el surgir de nuevas necesidades e intereses, los adolescentes son capaces de trascender más allá de las realidades inmediatas y descubrir y comprender sus valores: verdad, bondad, honradez, etc.

Hay una tendencia al idealismo que sirve de evasión del mundo real para construir un mundo interior. Es un idealismo irreal, debido a su falta de experiencia, que le permite dar explicaciones sobre la complejidad de la vida, donde sus valores se encuentran regidos por el principio del todo o nada. Esto le lleva a actitudes de intransigencia o inconformismo y a la crítica constante hacia lo establecido.

Al comienzo de este estadio el adolescente busca valores realizados de forma concreta en personas cercanas (padres, profesores) o lejanas (ídolos) a los cuales imita y con los cuales procura identificarse Pero a medida que gana terreno el pensamiento abstracto, eJ adolescente no personaliza Jos valores sino que crea su propio ideal a partir de modelos inventados.

c) Impulso de independencia y necesidad de autorrealización

Al llegar a la adolescencia los deseos de independencia y autoafirmación se incrementan, rechazan de forma plenamente consciente la imposición de cualquier influencia extraña a ellos. La necesidad de autorrealización implica el deseo de realización de sus propios valores y el deseo de ser mayor. Se comparan con los adultos y quieren igualarlos.

d) Actitud crítica frente al mundo de los padres

Los adolescentes lo rechazan de manera consciente. Hay tres puntos fundamentales en los que se centra la crítica hacia los padres: el modo de tratarles, comprenderles y permitirles ser mayores, la actítud de los padres ante lo nuevo y las restricciones de la disciplina familiar.

e) Dificultades en la adaptación social.
Se modifican profundamente las relaciones del sujeto con el medio. Como consecuencia los adolescentes muestran el inconformismo y la rebelión contra la sociedad anónima que mantiene sus costumbres. Oponerse, distinguirse, es comenzar a situarse en relación al mundo.

f) Los amigos

Experimenta una necesidad psíquica de comunicar sus propias ideas y experiencias a una o varias personas en las que confia y dedica una amistad exclusiva. Es el momento en el que suelen deshacerse las pandillas de 10-13 años y surgen los grupos cerrados de 2 ó 3 amigos.

El grupo de amigos del adolescente es una estructura más evolucionada que la pandilla. En él consigue el apoyo mutuo para lograr su independencia, desarrollar sus habilidades, ser él mismo, expresarse libre y francamente, etc. También provoca el sentimiento de valoración personal que necesita al verse aceptado por sus compañeros, al concederlo el prestigio de pertenencia a un grupo, etc.

Los adolescentes más desarrollados comienzan a despegarse del grupo empezando con una nueva fase en la amistad íntima. Son amistades exclusivas, fervorosas, celosas y se parecen al amor al que preceden. El amigo desempeña el papel de sostén del yo. Esta amistad se suele disolver debido a la separación espacial, el comienzo de las relaciones sexuales, etc. y raras veces llegan a perdurar debido al carácter mutable y pasajero de los sentimientos.